¡Piquío lo volviste a conseguir y yo estuve allí!

Para entender mi debilidad por este caballo leer primero : Piquío contigo empezó todo.

Apunto estuve de ir en tu anterior carrera, pero el trabajo me lo impidió y ese día un ligero golpe desmontó a Janacek y no te permitió pelear la victoria. Por eso mismo, en esta ocasión no te quería fallar, sabía que tú harías que el esfuerzo de viajar en un solo día mereciera la pena. No estabas entre los principales favoritos de los medios, y tu victoria en el hipódromo se pagó 14,80 /1. Parecía que se habían olvidado de ti tras tu caída. Pero yo estaba seguro de tí, sabía que podías haber ganado tu anterior y en esta eras mi principal favorito. (Reconozco que me resulta difícil cuando hago los pronósticos de tus carreras no verte ganador siempre, pero hago el esfuerzo de separar cabeza y corazón y esta vez con ambos me salías ganador).

Para esta “locura” tuve la ayuda de mi mujer siempre dispuesta a facilitarlo todo. Ella se quedaba en casa con los dos pequeños y yo me llevaba al mayor (de 7 años) a vivir la “aventura”. Nos acompañaba mi hermano, cámara en ristre, para testimoniarlo todo y para dar los relevos oportunos al volante. 900 Km en un día, madrugón, posibles atascos por ser 1 de agosto y lunes no eran suficientes excusas para no ir a verte. Y si además corrían tu hermano Hispánico y Winkl Side, la jornada se presentaba apasionante.

El viaje fue mejor de lo esperado y pudimos disfrutar de la mañana en esa preciosa ciudad que es San Sebastián. Paseo por La Concha, comida en el casco antiguo y a Lasarte. El hipódromo es espectacular, está situado en un enclave maravilloso. El personal de hipodromoa siempre amable y dispuesto a ayudar, todo pintaba muy bien.

La jornada comenzó con una carrera de venta en la que en el paddock se adivinaba el ganador, Dayaday estaba muy bien presentada, no sudaba tanto como los demás rivales, e iba tranquila. Primera corazonada, primer acierto.

En la segunda carrera ya corría Winkl Side y entramos en el paddock a verlo, estaba muy bonito, al igual que Juan Daniel. Junto a Mersad mi trío. Como alternativas apunté Jai y La Pepa, pero no les jugué nada…error, La Pepa ganó claramente con Jai segundo, seguidos de Mersad y Juan Daniel. Winkl entró sexto. Cuando venía bien colocado como para rematar e intentar la victoria no tenía nada dentro: el calor, la pista, o el esfuerzo de haber corrido en la playa en Loredo la semana anterior, no sé…, pero Janacek lo intentó y Winkl no pudo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La tercera carrera fue una sorpresa absoluta para mí, Curillines ganó bien a un Aritz que lucía espectacular en el paddock y confirmaba que era el favorito para la carrera.

Y llegamos a la cuarta carrera, entramos al paddock a ver a Piquío y allí le esperaba un Sousa “confiante”, le había visto trabajar la semana anterior en la hierba y le había encantado e iba detrás de él cuando se cayó en su anterior carrera y sabía que podía haber ganado porque “iba muy fácil”. La pista 3,8 blanda, estaba perfecta para él.

Y por fin llegaste al paddock acompañado de Óscar Anaya y como siempre lucías espectacular (Óscar, qué bien cuidas a todos tus pupilos y qué bien los presentas).

Cruzamos un par de miradas, te hablé y pareciste entender, te dije que habíamos venido a verte y que confiábamos en ti,  y que daba igual si ganabas o no, para nosotros eres un campeón siempre. También te dije que era un día importante para tus propietarios la familia De las Heras, que si no estaban era porque tenían una gran celebración justo ese día, las bodas de oro de Ángel y Minuca. Desde aquí ¡Felicidades por los 50 años!, que reflejan lo que se adivina de vosotros cuando se os conoce: compromiso, sencillez, humildad, afecto, simpatía, entrega: ¡Piquío ganó por vosotros, para daros un regalazo en ese día tan especial!.

La carrera de Sousa fue muy inteligente, atrás, tranquilo, con paciencia, dejándoles hacer a sus rivales, sabiendo que su caballo tenía mucho dentro y si se lo pedía en el momento adecuado le llevaría a la victoria. Y así fue, Piquío se fue colocando en la curva y salió a los carriles exteriores, y Ricardo tuvo paciencia suficiente para no pedirle hasta que faltaban 300 metros, y cuando quedaban 200 Piquío ya era ganador.

Grité, animé, salté, abracé a mi hijo y una vez que entró en la meta…pedimos disculpas por los gritos a los propietarios de Alaraz que teníamos debajo (en la siguiente fueron ellos los que gritaron en un final apasionante :)).

DSC_1518

Para ver la carrera de Piquio en video pincha aquí

Bajamos rápido para ver al campeón, agradecerle el esfuerzo y decirle que lo había hecho muy bien, que tocaba descansar y que volveríamos a verle pronto. Y para dar la enhorabuena a Sousa y a Óscar Anaya.

Si la alegría del momento para nosotros era máxima, aún nos quedaba otra más, la familia De las Heras y Óscar Anaya tuvieron la deferencia de que mi hijo recogiese el premio, yo que ya estaba emocionado de ver ganar a Piquío aún me emocioné más al ver a mi hijo, orgulloso, levantando la copa de su caballo favorito, y la alzó al aire como si fuera la Champions, y sé que en ese momento no había nadie tan feliz como él…y como yo.

Y a cobrar ese suculento dividendo a ganador que casi me paga el viaje completo.

Y aún quedaba Hispánico por correr. Lo tenía muy difícil, corría una carrera de nacionales con la yegua del momento Poti y con Alaraz un caballo de gran premio. Nunca tuvo opción en la carrera de pelear por mucho más que el quinto puesto que logró. Tequila lleva una temporada subiendo de valor y Rey de la Plata no falló. Hispánico con Borja Fayos en la silla entró en su sitio. Una lástima no poder arañar una colocación al menos, pero…cuando los que tienen más valor no fallan, más no se puede. Alaraz ganó en una bonita disputa final con Tequila y Poti, y me alegré, me alegré por Janacek, por los propietarios que tenía delante y por Alaraz, porque no es fácil ser “el caballo del ministro”.  No me lleve este trío ni el ganador porque se estropeó la maquina y no me imprimió el billete :(.

Y así terminaba nuestra aventura: gracias familia De las Heras por tanto, gracias Óscar Anaya, Ricardo Sousa, Vaclav Janacek, Borja Fayos, José Luis Martínez, Jaime Gelabert y Nicolás de Julián, por el cariño que mostrasteis y por lo bien que tratasteis a mi hijo. Gracias Jesús Saralegui y demás personal del hipódromo por vuestras atenciones. Y aunque nos quedaban 450Km de vuelta, la alegría de tu victoria Piquío nos los hizo más llevaderos.

Adrián exhausto descansó soñando que te montaba sin soltar el trofeo.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Artículos. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a ¡Piquío lo volviste a conseguir y yo estuve allí!

  1. Miguel dijo:

    Que maravilla a mis años. que alguien me contagie de entusiasmo, estoy seguro de que seras en poco tiempo mi relevo de la pasión por el turf.
    Lastima que no fuese jornada de pronos en porunpeloturf, pues tu querido Piquio te hubiera aupado a los puestos de cabeza.
    P,D- Muy buena carrera de Adele Star, tiene clase la yegua,

    Me gusta

  2. Jesus dijo:

    Muy buena s tus comentarios. Desde Qatar felicidades

    Me gusta

  3. Pingback: Piquío, se me acaban las palabras | turfero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s